Es bueno reflexionar sobre las barreras

El día de hoy, mientras escuchaba un #podcast de emprendimientos, entre otros. Me llamó la atención y me trajo recuerdo cuando hablamos sobre superar obstáculos, limites o como se les conozca -tenia un nombre en mente que lo aprendí en un curso de planificación estratégica, pero bueno-, y me puse a reflexionar sobre mis acciones y además de las conversaciones que tengo con las personas que constantemente están en mi alrededor.

Hace no mucho, estuve conversando con una niña que me decía “no sé qué hacer, tengo muchos trabajos, tareas, exámenes y además de eso, trabajar”, en alusión a que definitivamente no tenía tiempo para hacer lo que a ella más le gusta o derechamente poder descansar.

El otro día, también conversaba con un niño -les digo niño y niña pero ya están bastante grandecitos jajaja- y me gusto bastante la conversación, puesto que, hay muchas cosas que le encantan hacer, pero no se ata por ninguna de sus pasiones. Aunque bien, hace la mayoría de las cosas que le gustan, no siempre está ahí para todas y tiene que escoger si la una o la otra o de lo contrario, también intentar tomar un descanso.

Siento, y me incluyo, que estamos viviendo muy rápido, pensando que el mundo se va a acabar mañana, comenzamos relaciones y rápidamente terminamos, somos inconformistas y así un largo etcétera.

Sin embargo, hay un punto en común… siempre reclamamos que no tenemos tiempo, que no tenemos dinero o que tenemos miedo de hacer algo nuevo.

En las conversaciones con ambos y otras personas siempre saco mi ejemplo, pero no con el fin de presumir -puesto que también tengo bastantes falencias-, sino más bien de compartir experiencias y sin el afán de decirle a la persona qué y cómo debe de hacer para cumplir con todos sus objetivos. Un profesor del Liceo y Ex Jefe de mi Grupo Scout, decía que lo peor que podemos hacer como amigos es decirle al otro lo que no debe hacer y lo mejor era dejarlo equivocarse, gran lección de hecho, y es así como quería compartir con quien se haya dado el tiempo de visitar esta entrada de blog, lo siguiente:

  • Las barreras, las inventamos nosotros mismos, por miedo, por pena o lo que sea.
  • ¿Todas las barreras se pueden superar? La respuesta es si, aunque requiere cierto grado de compromiso por parte de la persona.
  • ¿Que tiene que ver lo narrado anteriormente con superar las barreras? Pues todo, aquellos ejemplos de no tener tiempo y un grado de frustración es porque no hemos dedicado el tiempo a nosotros mismos para pensar bien qué nos hace felices y para eso hay que hallar una solución, obviamente y como dije antes, no se las daré. Pero si los instó a que la busquen, tomen sus audífonos escuchen una de sus canciones favoritas y miren al cielo de u habitación o afuera de su casa. En definitiva tómense un tiempo para ustedes y piensen qué acciones les permitirá escalar esas barreras y sobre pasarlas.

Espero que les haya gustado esta pequeña reflexión que quise compartir con ustedes, jamás se rindan en conseguir sus objetivos pero si, hay que aterrizarlos a su realidad actual.

Un gran abrazo

No deje rastro

Cuando hablamos de no dejar rastro, pensamos simplemente en el hecho de marcar las huellas de nuestro calzado en la tierra. Pues, déjame decírtelo, esto representa todo aquello que tú traes y no estaba en el lugar a donde llegaste o por donde transitas.

“Trate a la naturaleza con respeto: Lleve sólo lo que pueda llevarse después; deje sólo huellas, tome sólo fotografías”. – Manual de Supervivencia – Colin Towell

La práctica de el hoy conocido Bushcraft o Supervivencia para otros, también nos llama a practicar con elementos reales, cortando árboles para las construcciones, domesticando animales salvajes al darle comida sin que estos la consigan por su cuenta. Todo aquello es sinónimo de hacer daño al ecosistema.

Recordemos que cada paso que damos en nuestra vida algo deja. Con esto hago el llamado para todos aquellos que les gusta acampar y recorrer lugares nunca antes vistos, para que podamos seguir disfrutándolo tanto nosotros y las generaciones siguientes.

Finalmente, busquemos en cada salida minimizar el impacto negativo que generamos. Entendiendo que con el solo hecho de entrar en lugares nuevos ya estamos interfiriendo.

Espero que les sirva este pequeño gran consejo.

Hasta la próxima.