Previo de salir a la naturaleza

Cuando salimos de acampada, muchas veces lo hacemos sin dar aviso a alguna persona conocida. Si se detienen un momento a pensar, es importante que al menos alguien esté en conocimiento del lugar al cual vamos. Esto porque puedes tardar más tiempo de lo previsto para regresar a tu hogar o similar.

Al igual que algún familiar o cercano a quien des aviso. También es fundamental que manejes los números de emergencia básicos, en el caso de Chile, se ocupa el ABC (Ambulancia 131, Bomberos 132, Carabineros 133) como concepto para identificar los números de emergencia. No obstante a ello, previo a la llegada al lugar de acampada, notifica a la policia para que puedan hacer ronda en el sector en los horarios que estimen conveniente y que estos no te confundan con otra persona.

Para finalizar, siempre se recomienda dejar la lista de cosas que harás y cuando es tu regreso aproximado. Recuerda llamar si es necesario. Con este sencillo consejo te darás cuenta que tu mochila estará con menos peso a la hora de salir.

Espero que te haya servido este pequeño consejo de seguridad.

No deje rastro

Cuando hablamos de no dejar rastro, pensamos simplemente en el hecho de marcar las huellas de nuestro calzado en la tierra. Pues, déjame decírtelo, esto representa todo aquello que tú traes y no estaba en el lugar a donde llegaste o por donde transitas.

“Trate a la naturaleza con respeto: Lleve sólo lo que pueda llevarse después; deje sólo huellas, tome sólo fotografías”. – Manual de Supervivencia – Colin Towell

La práctica de el hoy conocido Bushcraft o Supervivencia para otros, también nos llama a practicar con elementos reales, cortando árboles para las construcciones, domesticando animales salvajes al darle comida sin que estos la consigan por su cuenta. Todo aquello es sinónimo de hacer daño al ecosistema.

Recordemos que cada paso que damos en nuestra vida algo deja. Con esto hago el llamado para todos aquellos que les gusta acampar y recorrer lugares nunca antes vistos, para que podamos seguir disfrutándolo tanto nosotros y las generaciones siguientes.

Finalmente, busquemos en cada salida minimizar el impacto negativo que generamos. Entendiendo que con el solo hecho de entrar en lugares nuevos ya estamos interfiriendo.

Espero que les sirva este pequeño gran consejo.

Hasta la próxima.