Recuerdo de Melosilla p.3 – Final

Kiuvo, hoy terminaré la historia escribiendo sobre la noche III y IV. Espero les guste.

NOCHE III

Desperté al sentir que me estaban picoteando la nariz mientras tenía mi cara rozando la pared de la carpa. Rápidamente me levanté, pensando que era una gallina o algo similar, abrí la carpa y busqué dónde se había metido el ave. En resumidas cuentas, no había algo que ver.

Al iniciar el día, las otras patrullas que acamparon nos preguntaron si nosotros nos habíamos levantado en la noche para ir a moverles la carpa por fuera mientras ellos dormían y así asustarlos. Nosotros lo negábamos y al parecer éramos los únicos a los que no les había ocurrido algo, siendo que, estábamos lo suficientemente alejados de las otras dos patrullas. A la Patrulla Panteras recuerdo que fueron quienes más se vieron complicados, dormían seis personas en una carpa para cuatro. Sintieron que les movían fuertemente la carpa. Pensaron que era el Jefe, el SubGuía salió de la carpa molesto a increpar al Jefe y al ver a su alrededor no vio nada, quedando lo bastante asustado. A la patrulla halcones le pasó algo similar, eran dos, salió el Guía de Patrulla a increpar y tampoco vio a alguien. Recuerdo dijo recitar un rosario de garabatos y cuando se dio cuenta que no había alguien, se metió a la carpa y a dormir. 

Hicimos todas nuestras actividades del día: Comimos, jugamos y compartimos. Lo más cómico del día fue que nos pidieron preparar puré de papa instantáneo y no faltó quien le puso más agua de lo que se debía, al final comimos algo así como una papilla de papa.

Ese día estuvo dedicado a la entrega de etapas. Como había vuelto hace unos pocos meses al Grupo y aún tenía Cernícalo, hice las pruebas para pasar a Halcón (antes cumplíamos una cartilla con objetivos, medibles por lo demás), así que también fui parte de las ceremonias de entrega. Los más nuevos recibieron Cernícalo, otros más antiguos su Águila.

Ya caída la noche, preparamos una fogata, contamos una que otra historia y reímos bastantes, no sin recordarnos lo que las patrullas Halcones y Panteras habían vivido. Al terminar, el Jefe indica que debíamos ir a acostarnos y prepararnos para el siguiente día. Pasado unos minutos y ya todos los demás durmiendo, me fueron a buscar y junto con un amigo en ese entonces de la patrulla Halcones, nos hicieron una velada de armas -esta ceremonia es del tipo Sachen, no era propia de mi Grupo, sino del Jefe que en ese entonces estaba con nosotros y venía de otro Grupo- donde pasamos fuera de nuestras carpas conversando y con el calor de una buena fogata. Escuchamos pasar a los animales nocturnos que nos rodeaban, nos callamos para escuchar la tranquilidad de la noche y así hasta el otro día, fue bastante entretenido para mi por lo menos.

 

NOCHE IV

Despertamos y ya nos preparábamos para terminar con las competencias. Definir quien estaba más cerca de ganar el campamento y sumar la cantidad de puntos que nos permitiría ganar el año a posterior.

Esta vez no me referiré a quien ganó. Eso quedará en el recuerdo de cada uno de los que participamos en el campamento.

Al caer la noche, llegaron más Jefes de la Tropa que no pudieron estar en todo el campamento por temas del trabajo para ver cómo estábamos y si todo estaba en orden. Llegaron con el dueño del lugar y su hijo. Nos invitaron a conocer el Lago Peñuelas en la noche, donde tuvimos que bajar todo el cerro del fundo, llegar al cruce e intentar ingresar al parque. Al llegar al lugar y ver que no podíamos hacer el ingreso a la Laguna, regresamos por el cerro y antes de subir todo jugamos un quite pañolín nocturno, bastante extremo por lo demás puesto que no veíamos bien y los ojos tampoco se acostumbraban.

Terminamos el juego, descansamos un momento y nos preparamos a ascender por el cerro. Al ser mi patrulla la última, nos correspondía ir al final de la fila. Eran alrededor de las 00:15 horas, nos alejamos del resto porque tenía a un patrullero cansado. Cuando retomamos y ya más cerca del campamento, un patrullero asustado dice MIREN!, apuntando hacia la derecha. Entre los árboles y arbustos vimos una figura más menos deforme que se escondió al ser sorprendida. Corrimos para poder alcanzar a las demás patrullas y al Jefe, contamos la historia mientras subimos y no pasaron más de 5 minutos cuando llegamos al campamento y nos dimos cuenta que la carpa estaba justo en la dirección en donde aquello que vimos se escondió.

Ya todos habíamos sido enviados a dormir, para qué detallar que con bastante miedo, recuerdo que costó dormir aquella última noche. Pero ya habiéndolo logrado, no pasó mucho tiempo para completar aquello que habíamos comenzado con mi amigo de la Patrulla Halcones…

¡Esa noche fuimos promesados! y comenzamos a formar parte de la hermandad Scout.

Esta ha sido mi historia, basada en un recuerdo de un campamento bastante importante. Lejos de que crean o no todo lo escrito en estas tres publicaciones, sólo puedo concluir en que cada campamento es una experiencia nueva. Sin embargo, lo único que lamento de aquel recuerdo es que, al volver al sábado siguiente, ninguna persona de la patrulla Panteras volvió a los Scouts. No por lo ocurrido como “paranormal” en el campamento, sino mas bien por otros temas.

A pesar de todo, ojalá algún día todos los que participamos de dicho campamento, hoy ya sin mucho contacto, puedan leer y quizás recordar una de tantas historias, así como los HIT’s del momento tal como “Soy una gárgola” o “Machete”, en ese tiempo cuando el Reggaeton recién estaba formando las tribus urbanas. Quien lea va a decir ¡ENTERO FLAITE!, pero a mi no me gustaba el reggaeton, hoy en día lo tolero.

Espero que les haya gustado esta tercera y cuarta “noche”. Los invito a seguir éste blog y mis otras redes Facebook, Instagram y Youtube.

Un abrazo y Buena Caza.

Escrito por

Desde los 8 años conociendo lugares nuevos y en el 2004 comencé a aprender técnicas de campamento y practicándolas como Scout. Hoy en día, un apasionado vividor de la naturaleza, Jefe Scout y trabajador como muchos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s